GenMA
​Género en Medios Argentinos

© 2019 GenMa Género en Medios Argentinos

#GenMA #8M #Proponemosgénero

Alertamos sobre la urgente necesidad de integrar la perspectiva de género en los medios masivos de comunicación argentinos.


 

El periodismo responsable cumple un rol como servicio público. En una sociedad donde la equidad y el respeto son valores apreciados, los medios de comunicación tienen que estar a la altura en los contenidos que generan, en las rutinas de producción y en la estructura de su organización.

Hoy, en la Argentina, los medios de comunicación carecen de una perspectiva de género integral y transversal. En el marco de una reciente investigación de FOPEA sobre la situación laboral y el rol de las comunicadoras en el país, el 52% de las mujeres periodistas encuestadas aseguró que los medios donde trabajan no impulsan el periodismo con perspectiva de género.

Este 8 de marzo, las y los periodistas y trabajadores de medios que integramos GenMA –Género en Medios Argentinos– nos pronunciamos para visibilizar la urgencia y la importancia de que los medios de comunicación locales incorporen perspectiva de género de una manera integral y asuman su responsabilidad en la construcción de una sociedad más igualitaria, inclusiva y pacífica.

 

Formación

En una coyuntura en la que se deconstruyen categorías hasta aquí vigentes, se redefinen conceptos, se reencuadran enfoques y se reformulan valores socialmente aceptados, se impone la actualización, la reeducación y la puesta en común de conocimientos emergentes.

  • Educación. Es necesario que los medios ofrezcan a sus trabajadores capacitación permanente en perspectiva de género para abordar las diferentes áreas que implican la difusión pública de mensajes
    -gráfica, imágenes y redacción- sin violencia, sin discriminación y sin que se refuercen estereotipos negativos.

     

  • Acceso a la capacitación. Las empresas periodísticas deben ofrecer igualdad de oportunidades a las mujeres, personas trans y otras identidades de género no binarias. El 80% de las periodistas que se capacitó en los últimos tres años tuvo que autogestionar sus estudios, según se desprende de la investigación de FOPEA.

Contenidos

Las decisiones que entran en juego en la producción de noticias y la organización de la información que se difunde transmiten un mensaje. Es imprescindible poner la lupa en ellas para garantizar que se realicen con la responsabilidad social correspondiente.

 

  • Jerarquización y clasificación de la información. Las maneras de jerarquizar y clasificar la información también son formas de comunicar. Por ello, los títulos y etiquetas de las noticias no pueden contradecir artículos escritos con perspectiva de género ni avivar estereotipos violentos, discriminantes y objetualizadores de los cuerpos o de las identidades ni deben poner en duda derechos e igualdades. Tampoco encasillar y restringir la difusión de noticias como si fueran de interés de una minoría.

 

  • Agenda temática. Se requieren agendas mediáticas más inclusivas, capaces de representar una diversidad de voces, colectivos, realidades y perspectivas. Resulta necesario que para el abordaje de temáticas en pugna siempre se visibilicen todas las posiciones con el mismo estatus y espacio de difusión. Más allá de la expresa posición editorial de cada medio, no se deben verter noticias tendenciosas y opiniones sin su correcto contrapeso o cuyos argumentos violen las leyes vigentes.

 

  • Periodicidad o frecuencia del abordaje. Resulta impostergable salir del confinamiento de las notas etiquetadas como género, en fechas o por temáticas puntuales, lo que reduce todo un movimiento que impulsa la igualdad y la no violencia hacia las mujeres, niñas y personas trans a una folclorización y banalización. Todas las secciones y notas deben estar abordadas desde una conciencia y perspectiva de género.

  • Prestigio. Es necesario llegar a una equidad de género tanto en las fuentes consultadas como en las firmas de prestigio. Según Economía Feminista, en 2018, las mujeres fueron autoras solo del 18% de las columnas principales de Clarín, La Nación, Página 12 y Perfil. Es más: los domingos suscribieron tan solo el 10% del total de las columnas. 
     



 

Estructuras

Los medios de comunicación, en sus formas de organización laboral, deben promover y supervisar la implementación de normas y políticas que garanticen la equidad, la diversidad y la perspectiva de género.

 

  • Editoras/es de género. Medios internacionales y locales han implementado la figura de un editor o editora en las redacciones a fin de trabajar específicamente la perspectiva de género en el tratamiento de noticias. En esta figura no se delega la responsabilidad que compete a todos los eslabones de la cadena de la producción de noticias, sino que se la dota de autoridad para dirimir dudas y custodiar que efectivamente se esté trabajando bien. Alentamos a que todos los medios (sean gráficos, radiales, televisivos o digitales) cuenten con un editor o editora de género de acuerdo a la dinámica de cada redacción.
     

  • Integración. Es imprescindible facilitar una mayor articulación entre equipos editoriales para la implementación de una perspectiva de género en la labor periodística. También se requiere la promoción de workshops, asambleas o comités horizontales, integrados por trabajadores con perspectiva de género que sirvan como consultoría y debate permanente para complementar o suplir la tarea de los y las editoras de género.
     

  • Promoción, diversidad y equidad. El liderazgo y la posición de decisión de la mujer es clave para un cambio estructural. Según la comisión interna de Clarín, el 85% de los cargos de jerarquía los ejercen varones. Allí, por cada 10 personas empleadas en sectores periodísticos, solo 4 son mujeres. A su vez, sobre 25 medios nativos digitales en Argentina relevados por SembraMedia en 2017, el 68% del total de fundadores son hombres. Es necesario garantizar el acceso de mujeres, personas trans y otras identidades no binarias a los puestos de relevancia, como así también la equidad salarial. De acuerdo con la encuesta de FOPEA, un 72% de las 2700 encuestadas en Argentina cree que en las empresas de medios las mujeres tienen menos chances de crecimiento que los varones, mientras que el 77% respondió que no existe equidad salarial. En una sociedad con real igualdad de oportunidades, el hecho de recibir una mayor remuneración no puede ni debe depender de la portación de género.
     

  • Protocolos y licencias. El 28% de las mujeres son víctimas de acoso sexual en la actividad periodística, mientras que el 43% dijo haber sido discriminada por ser mujer, de acuerdo con el estudio de FOPEA. Es indispensable la implementación de protocolos que permitan manejar de manera institucional los casos de violencia de género y, en consecuencia, el otorgamiento de licencias especiales. Por otra parte, las empresas periodísticas no pueden eludir la responsabilidad social de otorgar licencias por maternidad y paternidad que contemplen la diversidad familiar sin discriminación, y que fomenten la construcción de familias más equilibradas respecto del tiempo de crianza y la vida laboral a la vez que promuevan la posibilidad de que tener hijos no constituya un obstáculo al crecimiento profesional de la persona a cargo.

 

En un contexto de efervescencia de feminismos y ampliación de derechos y ciudadanía ya no podemos aceptar pedidos de “disculpas” o argumentos de “malainterpretación” luego de la publicación de mensajes que perpetúan violencias contra mujeres, niñas y personas trans, a contramano de las leyes vigentes. Los medios de comunicación masiva deben, en forma urgente, implementar perspectiva de género en su labor cotidiana. Es el compromiso que asumimos y queremos promover.

Este 8 de marzo, desde GenMa invitamos a todas las redacciones, periodistas y trabajadores de medios a sumarse, adherir y compartir esta serie de propuestas a fin de instalar el debate y hacer visible un compromiso indispensable e ineludible en las industrias de la comunicación.
#GenMa #8M #Proponemosgénero